Nadie daba un duro por el Real Madrid. Muchos aficionados al fútbol y expertos que se dedican a esta profesión declaraban antes de que comenzara esta temporada de la Liga de Campeones que el club blanco no tenía muchas posibilidades de llevarse una nueva orejona al Santiago Bernabéu.

Muchos aficionados en el mundo del fútbol no se dan cuenta de la capacidad que tiene el Real Madrid en sorprendernos, remontando a los mejores equipos de Europa, como sucedió en la temporada 2021 – 2022, o marcando en el último minuto cuando el equipo parecía muerto en combate, como sucedió en la final del año 2014.

Además, muchos aficionados en el mundo del fútbol no se dan cuenta de la capacidad que tiene el Real Madrid para sorprendernos, remontando a los mejores equipos de Europa, por ejemplo, lo que sucedió en la temporada 2021 – 2022, o marcando en el último minuto cuando el equipo parecía muerto en combate, por ejemplo, lo sucedido en la final del año 2014.

Esta temporada, más de lo mismo. Después de celebrarse el sorteo de la fase de clasificación, el Real Madrid era a priori el favorito del grupo, ya que se enfrentaba ante el Unión Berlín, el Nápoles y el Sporting de Braga. Además, el equipo de Carlo Ancelotti no defraudó y a continuación, se consolidó en el primer puesto ganando todos sus partidos de una manera segura y fiable.

En primer lugar, tras haber quedado primero de grupo, el equipo merengue se enfrentaría en los octavos de final ante el Leipzig. En realidad, en el partido de ida Brahim Díaz resolvió el partido tras una muy buena jugada individual. Posteriormente, tras haber conseguido un resultado corto en Alemania, los blancos tenían que certificar el pase a los cuartos de final, y así, se dio tras el empate en el Santiago Bernabéu con un estelar Vinicius Junior.

LA VENGANZA DEL MADRID ANTE EL CITY 

En segundo lugar, el Real Madrid y el Manchester City se enfrentaban otra vez en una eliminatoria europea tras la debacle que sufrió el pasado año en las semifinales de la Champions. Por ejemplo, muchos decían que el Manchester City de Guardiola era el mejor equipo del mundo, pero acabaron sucumbiendo contra el rey de esta competición.
El Santiago Bernabéu acogió el partido de ida, donde los dos equipos consiguieron un empate, que a priori era un resultado valioso para el equipo de Guardiola. Aunque, el Manchester City llegó a colocarse 3-2 en el marcador con dos buenos goles de Foden y Gvardiol, el Real Madrid acabaría empatando el partido con una sensacional volea del pajarito Valverde tras un muy buen centro de Vinicius.

Tras el empate cosechado en el Bernabéu, el Real Madrid se jugaba pasar a las semifinales a una sola carta. Los dos equipos llegarían a los penaltis, y un sorprendente Lunin parando los dos penaltis errados por parte del City, y posteriormente, el decisivo penalti de Rudiger, le dieron la victoria al equipo de Ancelotti.

OTRA REMONTADA HISTÓRICA 

Posteriormente, el Real Madrid se mediría en semifinales contra el Bayern de Múnich. Un empate en la ida que le sirvió al Real Madrid para llevarse un partido que en muchas ocasiones se puso muy complicado con los goles de Leroy Sane y Harry Kane. A continuación, Vinicius marcó un gol extraordinario a pase de Toni Kroos y otro de penalti que dejaban el partido abierto para la vuelta en el Chamartí.

Aunque, La vuelta fue de nuevo otra remontada por parte del Real Madrid. El partido se puso 0-1 en contra del equipo merengue, pero gracias a los cambios realizados por Ancelotti, Joselu marcó los dos goles que llevaría al Real Madrid a una nueva final de Champions en Wembley.

LA FINAL MÁS ESPERADA

El equipo de Ancelotti había tumbado al City, al Bayern, pero solo le quedaba un partido para ganar la decimoquinta. Una final que empezó bastante fuerte el Dortmund pero, el Real Madrid se puso las pilas, y un cabezazo de Carvajal de un saque de esquina puso el primero de los tantos para el Real Madrid. Posteriormente, el Madrid aprovechó una contra de manual, para que a continuación, Vinicius sentenciara el partido a pocos minutos del final. El Real Madrid volvió a ganar otra champions de la mano de Ancelotti, que ha convertido al equipo en el mejor del mundo, despejándoles las dudas a los que no confiaban en el proyecto.